HIPERHIDROSIS/EXCESO DE SUDOR

El sudor es una secreción liberada a la piel por las glándulas ecrinas y apocrinas y está compuesto por fundamentalmente por agua y sales minerales, que le dan su sabor salado, y algunas otras sustancias.

FUNCIONES DEL SUDOR

El sudor tiene una función de control de la temperatura (termorregulación). El exceso de calor corporal hace que se libere el sudor a la piel que al evaporarse se lleva consigo ese exceso de calor, refrescando nuestro organismo.

HIPERHIDROSIS

La hiperhidrosis es una sudoración excesiva de algunas zonas de la piel, que no tienen que ver con estímulos emocionales o de aumento de temperatura. Aparece incluso aunque la persona se encuentre en un ambiente fresco.

Las zonas de la piel que más se ven afectadas suelen ser las palmas y las plantas de los pies, las axilas y también a la cara.

Se estima que hasta un 3% de la población puede sufrir este trastorno.

TRATAMIENTO DE LA HIPERHIDROSIS

Existen distintos tratamientos para intentar paliar este problema:

  • Dermatológicos con desodorantes y algún otro tipo de fármaco de aplicación tópica, con resultados variables.

  • Tratamiento médico: con anticolinérgicos, beta-bloqueantes, antidepresivos tricíclicos… que en muchas ocasiones no son bien tolerados por los efectos secundarios que provocan y por las dosis que hay que utilizar en algunos de ellos.

  • Iontoforesis: parece que puede ser efectivo en ciertos tipos de hiperhidrosis, pero requieren de varias sesiones a la semana durante varias semanas y con sesiones de mantenimiento frecuentes si se quieren mantener los resultados.

  • Toxina botulínica: consigue bloquear la liberación de sudor en la glándula sudorípara. El tratamiento generalmente es bien tolerado y la duración del efecto puede llegara a los 6 meses. En algún tipo de hiperhidrosis localizada ha revolucionado el tratamiento de esta patología. Se considera un tratamiento intermedio entre los tratamientos tópicos y médicos y la cirugía.

  • Cirugía: en casos muy severos se puede plantear el tratamiento quirúrgico que destruye nervios y ganglios de la cadena simpática torácica, para interrumpir el estímulo nervioso de la sudoración. El resultado de la intervención es bueno, aunque en un 50% de los casos aparece una “sudoración compensatoria” en otras zonas del cuerpo como puedan ser la espalda o los muslos.

En la Clínica Nova apostamos por el tratamiento de la Hiperhidrosis Axilar con toxina botulínica (Botox® 100U) mediante la infiltración intradérmica del producto. Tratamiento muy bien tolerado, que en caso de alta sensibilidad al dolor, se puede usar crema anestésica EMLA® 1 hora antes del tratamiento para insensibilizar la zona.
Nuestros pacientes están muy satisfechos con los resultados y repiten el tratamiento; eso nos hace saber que es una buena opción para este problema.