La nariz es una de las zonas del rostro con mayor importancia. Démonos cuenta de que es una de las zonas donde dirigimos nuestra mirada al hablar cara a cara con otra persona. Junto con el tercio superior del rostro es quizá una de las zonas a la que más prestamos atención cuando conversamos con alguien. La rinomodelación es un procedimiento médico-estético que se realiza en consulta, con o sin anestesia local, que permite suavizar o corregir pequeñas o moderadas gibas del dorso de la nariz y elevar la punta de la nariz, de tal forma que se consigue rectificar el perfil nasal y elevar la punta de nariz, corrigiendo el ángulo nasolabial excesivamente agudo (algo que se puede reforzar con el uso de toxina botulínica en el músculo depresor de la punta de la nariz).

¿Qué resultados puedo esperar del tratamiento con rinomodelación?

Esta técnica genera como resultado una armonización de la nariz con respecto al resto de nuestro rostro y un efecto óptico de estrechamiento o afilado de la nariz. Como ya hemos aclarado, se trata de un efecto óptico, ya que la rinomodelación no quirúrgica no elimina tejido o hueso “sobrante”, sino que gracias a un material de relleno como el ácido hialurónico, la hidroxiapatita cálcica o Algeness® se consiguen rellenar las depresiones anterior y posterior a la giba dorsal, y así rectificar el perfil, generando un efecto muy bonito. Así mismo la elevación de la punta de la nariz consigue dar a nuestro rostro un aspecto más fresco y juvenil. Todos tenemos en mente la nariz de “bruja de cuento de hadas”, con su perfil aguileño y caída de la punta nasal. Ambos son rasgos de envejecimiento (y todos en mayor o menor grado lo vamos a sufrir), y eso es lo que precisamente pretendemos corregir con la rinomodelación no quirúrgica.

Pero no nos engañemos… no es una técnica que sustituya a la rinoplastia quirúrgica cuando ésta está bien indicada (con resultados espectaculares), pero sirve para corregir pequeños defectos, ver posibles resultados antes de un rinoplastia quirúrgica, o para corregir pequeñas imperfecciones tras una cirugía (rinoplastia).