¿Qué es la radiofrecuencia?

El tratamiento con radiofrecuencia consiste en aplicar una onda electromagnética sobre la piel que genera aumento de temperatura a cierta profundidad, con lo que se produce una retracción de las fibras de colágeno (lo cual produce un efecto tensor: “efecto lifting”) y estimula la producción de nuevo colágeno, con lo que la piel gana en firmeza.

¿Para qué se utiliza la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia produce una desnaturalización y contracción de las fibras de colágeno por lo que se genera un efecto de tensado (efecto lifting) y estimula a los fibroblastos para que generen nuevas fibras de colágeno. Gracias a estos efectos es uno de los tratamientos más indicados en la flacidez cutánea.

Otra de las indicaciones de la radiofrecuencia es el tratamiento de la celulitis. El aumento de la temperatura a nivel de la hipodermis determina una contracción de los tractos fibrosos. Así en los adipocitos fuertemente comprimidos y a su vez calentados se produce el fenómeno de la lipolisis disminuyendo el volumen de grasa a ese nivel. Así mismo el aumento de temperatura estimula al sistema vascular y linfático favoreciendo el drenaje de toxinas y exceso de líquido que genera el edema consiguiendo así disminuir el aspecto de “piel de naranja” que caracteriza a esta entidad.

Además el tensado de los septos fibrosos, la contracción de las fibras de colágeno de la dermis (que favorece la estimulación de nuevo colágeno) y la mejora en el sistema vascular proporciona una mejora en el aspecto de la piel. Mejora que es progresiva y que se va apreciando con el paso de las semanas.

¿Cuándo se notan sus efectos?

Los efectos de la radiofrecuencia son progresivos. Aunque al principio se puede observar un efecto flash debido a la contracción del colágeno existente en la piel hay que esperar a que los fibroblastos de la dermis vayan generando nuevo  colágeno, hecho que requiere varias semanas para que se aprecien los resultados. Dichos resultados serán mejores si se acompañan de una dieta rica en proteínas o de tratamientos complementarios como la intradermoterapia con vitaminas y minerales como el silicio orgánico.

¿Cuántas veces se puede repetir el tratamiento con radiofrecuencia?

El número de sesiones que se deben realizar para la obtención de resultados oscila entre 6 y 12 sesiones que se deben espaciar una semana entre una y otra. Posteriormente si se quieren mantener los resultados obtenidos es necesario sesiones de mantenimiento que se irán espaciando en el tiempo desde una sesión cada 15 días, posteriormente mensual, cada 2 meses, hasta llegar a sesiones de mantenimiento cada 4-6 meses.

¿Cuáles pueden ser los efectos secundarios de la radiofrecuencia?

  • Aumento de la temperatura a nivel de la piel. El aumento de la temperatura debe ser bien tolerado, si bien en algunos casos puede provocar dolor al finalizar la sesión y que desaparece en pocos minutos generalmente sin ningún tipo de medida o tratamiento.
  • Enrojecimiento o eritema en la piel; como consecuencia del calentamiento y la vasodilatación de la piel. Desaparece de forma espontánea en minutos. En algunos casos puede perdurar 1-2 horas tras el tratamiento.
  • Aparición de alguna quemadura en la piel que por regla general se resuelve con cremas regeneradoras de la piel.

Contraindicaciones de la radiofrecuencia

  • Embarazo o lactancia.
  • Personas con marcapasos o patologías cardiacas.
  • Presencia de heridas, procesos inflamatorios o infecciosos, tanto bacterianos como víricos (herpes simple, verrugas víricas…).
  • Diabetes o hipertensión no controlada.
  • Presencia de lesiones acnéicas activas.
  • Enfermedades del colágeno.
  • Cáncer de piel.
  • Presencia de implantes metálicos en la zona.
  • Portadores de marcapasos, desfibriladores automáticos implantados (DAI), bombas de insulina…
  • Mujeres portadoras de DIU.

Hay que prestar especial cuidado en los siguientes casos:

  • Tratamiento con retinoides orales en los 6 meses anteriores.
  • Tratamiento con retinoides tópicos en el último mes.
  • Realización de peeling químicos de cierta intensidad un mes previo.